Archivo de la categoría: Justicia poética, en la calle

Última actualización

A partir de hoy, el dominio http://www.ladoblehelice.com acoge la transformación de este blog en otra cosa. Esta herramienta que durante casi dos años y medio ha estado al servicio de un proyecto, la investigación y escritura de un libro, Justicia poética, deja por tanto de actualizarse.

Pero no se vayan, porque todo seguirá donde estaba: www.ladoblehelice.com

Anuncios

Justicia poética en Letras Libres

Letras Libres publica en el número de marzo la entrevista que me hizo Toño Angulo Daneri. Aquí pueden leerla en pdf.

Me gustaría precisar, aún con todo, un detalle que creo queda algo confuso en la entradilla. No se trata sólo de que

Pruebas de adn y otras demostraron que, en efecto, García Carbonell era, junto con un pariente nunca identificado, uno de los criminales de la segunda oleada [de violaciones de 1995] y, por tanto, seguramente también de la primera [de 1991].

Es que una prueba de ADN también demostró que García Carbonell era el violador en uno de los casos de 1991, y así  lo reconoció seis años después el Tribunal Supremo, que declaró inocentes a Tommouhi y Mounib de esa violación de Olesa.

El problema es que hay otras condenas que siguen vigentes. En una de ellas, el caso de Cornellà,  las pruebas científicas también exculparon a Tommouhi, el único condenado en dicha causa, pero el tribunal, presidido por Margarita Robles Fernández, no entendió que los análisis además de sangre, se referían también al semen del violador, como explican los capítulos 23, 24 y 25 del libro. Tommouhi fue condenado a 24 años y dos días de cárcel. El violador y su cómplice, siguen impunes.

De la distancia

Leyendo un artículo en The Believer, poco después de haber releído algunos capítulos del libro –los estoy preparando para distribuirlos–, estas dos frases resumen la sensación que me produce ahora la relectura de ciertos tramos de esos capítulos (Cornellà y Tarragona, sobre todo):

En “Del rigor en la ciencia” Borges es todavía más radical: trata de “un mapa del Imperio que tenía el tamaño del Imperio”. Este mapa “perfecto” coincide punto por punto con los lugares para los que está pensado servir de guía –y se convirte, por tanto, en inservible. (The Believer, p. 38)

Pues eso.

Pueden escucharlo entero, de la voz del propio Borges.


Una segunda entrevista radiofónica

Después de la entrevista en Hora 25, de la Cadena Ser, que se ha podido escuchar aquí gracias al enlace de C.G., me animo a enlazarles la conversación que mantuve con Elena Cabrera y Carolina León en Radio Carcoma la semana pasada. El programa se llama Quieres hacer el favor de leer esto, por favor, se emitió el lunes 22 de febrero y amplía, creo yo que con cierta gracia y claridad, algunas de las cosas de las que he venido ocupándome aquí.

Pueden escucharla (mejor si usan Firefox como navegador) aquí: http://quiereshacerelfavor.blip.tv/file/3259529

El auto del Supremo

Bueno, a falta de los comentarios y apuntes que quería añadir y que publicaré más adelante, cuelgo por fin el auto del Supremo del pasado 19 de febrero  denegando el último recurso de revisión interpuesto por Ahmed Tommouhi en junio de 2009. El auto en pdf.

Ahmed Tommouhi, después de todo

El jueves pasado vi a Ahmed Tommouhi y le dí el libro que cuenta su historia. Leyó el título (Justicia poética) y preguntó qué quería decir “poética”. Hacía mucho tiempo, desde que nos vimos en julio, que no había estado en Barcelona. Ojalá que alguien con más poder que usted, decía mirándome, ojalá quiera saber de mi historia. El jueves de esta semana parece que va a poder contarla para quien quiera oírla en Hora 25, de la Cadena SER.

[El vídeo está subtitulado: sólo tienen que desplegar, en la barra del reproductor, el botón de la derecha del todo, esa pirámide blanca sobre fondo negro, y seleccionar “CC”]

El Periódico y La Razón: dos precisiones

De la entrevista que me hizo Raúl Argemí y que publicó ayer El Periódico de Catalunya (aquí en pdf) quisiera precisar una respuesta que tal y como aparece editada confunde:

–¿No tenían defensa?

–Sí, de pago, y también los engañó. Todo fue mal para estos dos hombres.

Los únicos abogados que engañaron a su cliente fueron Jorge Claret y Pedro J. Pardo, que como ya demostré aquí facturaron a Ahmed Tommouhi procedimientos que no habían llevado ellos: la causa de Terrassa (Sección sexta) y la de Cornellà (Sección novena), en concreto.

A ningún otro abogado, ni de oficio ni de pago, se refiere esa respuesta. Ni a ninguno de los que defendieron a Abderrazak Mounib, ni a ninguno de los otros que lo hicieron con Ahmed Tommouhi.

***

De “Sólo basta con leer”, la columna que Manuel Calderón publica  hoy en La Razón sobre Justicia poética, sólo un detalle: Tommouhi y Mounib fueron condenados después de las violaciones que se cometieron en 1991, no en 1995.