La nueva justicia

El reportaje de ayer de El País escurre el bulto que bloquea el caso del condenado de Cádiz cuya inocencia defiende ahora la policía: ¿en la violación por la que fue condenado Rafael Ricardi –la de Carmen– se ha perfilado la huella genética (ADN) de los dos violadores? Si así fuera, y ninguna de ella correspondiera a Ricardi, todo la supuesta autoridad que se arroga la Audiencia de Cádiz sobre la imposibilidad de revisar el caso quedaría expuesta al ridículo que merece: la venganza de los hechos, pues el recurso de revisión que con toda seguridad presentaría la fiscalía se dirigiría ante el Tribunal Supremo, como corresponde, y no ante la Audiencia.

Jurídicamente, no hay casos cerrados. Hay sentencias firmes. Porque el recurso de revisión, si bien es extraordinario, no tiene limitaciones temporales. Las limitaciones son de otro tipo, entre las más importantes: no se pueden valorar elementos sobre los que ya en su día se pronunció el tribunal juzgador y los motivos que sostengan la solicitud de revisión deben ser indubitables: esto es, deben demostrar la inocencia del condenado, al contrario de lo que se pide durante el proceso ordinario, donde lo que se debe demostrar es la culpabilidad. De haberse probado que el ADN de los dos violadores de Carmen, la chica citada en el reportaje de ayer, no se corresponden con el de Ricardi, el recurso de revisión tendría todas las posibilidades de prosperar. Así ocurrió en el caso de Olesa: los dos perfiles genéticos descifrados en las muestras de semen no correspondían ni a Tommouhi ni a Mounib y, en consecuencia, la sentencia fue revocada. Caso cerrado, pues, sólo tiene sentido policialmente, como el que aquí nos ocupa.

Pero esa bolita roja no aparece debajo de ninguno de los párrafos que hablan de las muestras genéticas y que tan armoniosamente se reparten por el texto: “la Comisaría de Policía cientifíca dictaminó que ese mismo ADN [perteneciente a Fernando P.G.] se había encontrado en cuatro violaciones. Entre ellas, la de Carmen, por la que Ricardi se encuentra entre rejas desde 1995.”(párrafo 11). “Los análisis confirmarían que su perfil genético [el de Juan B.] coincide con el encontrado en una de las violaciones en la que también intervino supuestamente su compinche” (párrafo 13). “La policía tiene acreditada, a través del ADN, su [la de ambos] participación en cinco violaciones” (párrafo 16). Lamentablemente para Ricardi, esos cinco perfiles, de momento, sólo son cuatro más uno: y este uno, que corresponde a uno de los dos violadores de la chica que identificó a Ricardi, no es suficiente para descartarlo a él, puesto que después de una sentencia firme él siempre puede seguir siendo el otro violador de Carmen. Aún con todo, será interesante, por lo que respecto del caso de Mounib y Tommouhi pudiera significar, esperar a ver qué decisión toma la fiscalía.

Dicho esto, tanto el razonamiento citado de la Audiencia de  Cádiz como la sentencia de una de las causas de Tommouhi, la de Cornellà, coinciden en que resuelven la dialéctica entre la palabra de la víctima y las pruebas científicas, a favor de la primera. La coherencia del testimonio, que es el primer criterio que los jueces se llevan a la boca a la hora de valorar la certeza de las identificaciones, prevalece sobre la supuesta incoherencia del mundo, cuando éste no alcanza a hacer coincidir el violador y los restos de semen. Luego vienen el convencimiento, la espontaneidad, etc., pero todos comparten el esquema de la coherencia: su efectividad se compara consigo misma, no con el mundo. La coherencia es, a este respecto, lo que la verosimilitud al nuevo periodismo: la coartada técnica que permite dictar sentencia contra la evidencia de los hechos.

El mundo podrá llevarse las manos a la cabeza, pero nadie nos prometió que las consecuencias del efectismo no fueran a ser reales.

Anuncios

9 Respuestas a “La nueva justicia

  1. “El mundo podrá llevarse las manos a la cabeza, pero nadie nos prometió que las consecuencias del efectismo no fueran a ser reales.”

    Ejemplar

  2. Ricardi podría tener suerte después de todo. La víctima lo identificó como el individuo bajito y con un defecto en la vista, no como el alto. La muestra de ADN no era suya pero ha resultado ser de un individuo bajito y, según parece, con un defecto en la vista. ¿Será esto suficiente para considerar probado que Ricardi no habría tenido nada que ver?

  3. El problema radica en que Ricardi se declaró culpable, imagino que por presión de su abogado, que nada tiene que ver con el tema del blog, esa declaración de culpabilidad es lo que marca una gran diferencia .
    A mi parecer, las leyes están muy bien hechas, lo que está realmente mal es su interpretación y aplicación por algunos profesionales.

  4. Aunque:

    En alguna ocasión admitió que él había violado a una chica e incluso dijo que lo había hecho con otro toxicómano, cuya identidad facilitó. ¿Quién sabe por qué lo hizo?”

    No está del todo claro:

    “El abogado de oficio Miguel Fernández-Melero, que defendió en su día al presunto inocente, recuerda con nitidez: “Yo le pregunté a Rafael si era inocente… y desde el principio, y durante muchos meses, siempre proclamó que no había violado a nadie. Yo era su defensor y creo que me decía la verdad.””

    (El País, 20 de abril, 2008)

  5. El postmodernismo ha acabado por impregnarlo todo. A nuevo periodismo, nueva justicia.

    Ya me veo al señor juez, diciendo ante tus objeciones: es su verdad, caballero.

    Quique

  6. Misteriosos problemas técnicos están impidiendo, por el momento, la publicación de la entrada de hoy lunes, 5 de mayo de 2008. Disculpen las molestias. Braulio”

  7. Pingback: Garzón, entre el derecho y la política: cuatro notas « ladoblehélice

  8. Pingback: Diario de Cádiz al aparato « ladoblehélice

  9. Pingback: DSK y la camarera: Principios y derivas de la justicia poéticia (XI) « ladoblehélice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s